jump to navigation

He abierto una nueva sección. Martes, 10 octubre 2006

Posted by Mr. Guiyotinne in Humor, Personal, Sin sentido.
3 comments

Como la separación de los bares para los fumadores, las historias que he escrito hasta ahora en un tono humorístico estrenan su propia página dentro del blog. A partir de ahora procuraré colgarlas primero aquí y luego pasarlas ahí, a ver que pasa. Está ahí arriba, pero podéis pulsar aquí para llegar a ella.

Anuncios

El poder de la mente. Lunes, 9 octubre 2006

Posted by Mr. Guiyotinne in Ciencia y Tecnología, Personal, Sin sentido.
5 comments

Hay mucha gente que necesita ayuda; se pasan las horas buscando por internet el elixir milagroso que les resuelva sus problemas de la manera más rápida y sin dejar huella, y a ser posible con un buen pellizco del premio gordo de la lotería. Parece que les ha abandonado la suerte o alguien les ha echado un mal de ojo y frustrados claman al cielo preguntando por qué se les ha condenado.

Es un recurso humano el echarle las culpas a algo y que de esa manera otro cargue con el muerto. En la sociedad donde estamos suele ser cosa de Dios, el banco o del vecino cachas de al lado. Qué fácil es cada día por la mañana empezar cagándose en los muertos de alguien sin pasar siquiera diez minutos mirándose al espejo y advirtiendo que la razón de tanta mala suerte está delante de tus narices. O mejor dicho, detrás de la nariz y a la altura de los ojos.

sha0034.jpg

La sugestión es el dominio o el control de la voluntad y es una de las armas más poderosas que tiene la humanidad. Para bien o para mal. Puede hacer que escritores como Wells hablen de máquinas que viajan al futuro y que ahora tengamos partículas teleportándose en laboratorios y en unos años saltos en el tiempo de átomos.

También puede hacer que un tipo como Steve Buscemi sea uno de mis dioses en el mundo del cine. Miradlo bien. No es Adonis reencarnado. Leed sobre él. Sabed hasta dónde ha llegado.

mm1.jpg

 

Y puede hacer que una persona normal tenga una semana mala y se consuma de amargura por el resto de su vida porque su novia le ha abandonado, porque no ha tenido ninguna o porque le han echado del trabajo.

No hay que echarle la culpa a nadie. Eso es perder tiempo y energía. Se puede recurrir a la magia o a un santero por la misma razón por la que miles de personas se santiguan al ver a un gato negro y tratan de que no se les cruce. Por si las moscas. Pero dad tan sólo eso y la sugestión hará el resto. Depender de encontrarse un trébol de cuatro hojas, un euro en el suelo o de que no se rompa un espejo es no tener el mando de ninguna faceta de la vida. Hay que tener el control en todo momento. Y saberlo. No basta con que sea de vez en cuando, ha de ser siempre. Y en cuanto se tiene una duda, es el momento de usar el mismo cañón y de igual calibre. La sugestión positiva; es el momento de coger el toro por los cuernos, mirar atrás suspirando por el pasado pasado y desde ese instante pensar en el mañana mañana.

La vida no es más que un conjunto de vivencias; de aventuras buenas y malas. Y lo mejor es poder llegar al final y pensar “Yo hice eso y eso, y esto otro; aunque fuera una mierda”. Si quieres escribir un guión y producir una película, adelante. Mejor es intentarlo que pasar las tardes agarrado a una taza de café pensando en la chica que nunca te hizo caso. ¿Te gustaría probar a emigrar y trabajar en otro país? Coño, ya estás tardando en hacer la maleta. El hombre se siente a gusto haciendo algo y la monotonía no es buena.

Aquellos que sufren en el trabajo y no saben por qué, sí lo saben pero no tienen narices para dejarlo (se están aprovechando de ti. Es verdad, produces más dinero del que te pagan y siempre SIEMPRE será así. Crea tu empresa, no le des más vueltas). A los que el negocio les va mal suele ser porque no tienen buen marketing o porque el lugar es incorrecto. A los que la verga no se les levanta que vayan al médico. Los que no tienen suerte en el amor, que se miren al espejo, que miren a Steve y que se olviden de gilipolleces. La mala suerte no te la puede pegar nadie si no quieres. Hay que disfrutar de la vida. Y si la cosa va mal…

Siempre hay tiempo de coger el asiento de esclavo en el trirreme. Pero cuanto más tarde, mejor.

El trailer del 300 de Miller! Jueves, 5 octubre 2006

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Cine, Comics, friki, Personal.
2 comments

La gran RELECHEEEEEE!

La teleportación está un paso más cerca. Jueves, 5 octubre 2006

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Ciencia y Tecnología.
4 comments

Un equipo de científicos en Dinamarca ha conseguido teleportar a la distancia de medio metro un objeto macroscópico compuesto de un tamaño de cientos de millones de átomos. En experimentos anteriores no eran más que un par de átomos y no más de un milímetro (y eso era cosa de hace dos años…). Ésto es un salto de gigantes. Desde el Ansor de Ender, hasta la creación de las puertitas estelares…
La noticia la he encontrado en la CNN. Y lo siguiente ya lo sabemos: Beam me up, Paco!

La burbuja inmobiliaria agoniza. Martes, 3 octubre 2006

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Economía, Personal.
8 comments

Ayer no colgué ningún post porque estaba de celebración. La burbuja inmobiliaria está agonizando y ahora es el momento en que los medios de comunicación se unen a la fiesta en vez de seguir ocultando los datos porque pueden perder credibilidad. No es divertido.

Sé que se avecina una crisis de las que marca a generaciones enteras (sobre todo las que se han vendido a treinta, cuarenta o cincuenta años) Y, como leí ayer en idealista (cosa que llevo haciendo hace tiempo) si en Japón fue una cura de humildad, en España eso no va a pasar porque parece que no tenemos memoria histórica excepto para las guerras y los agravios.

Aunque el crujir de dientes va a ser tremendo, hay ciertas cosas que se pueden hacer para evitar un atropello mayor. Me gustaría que si alguien tiene una idea o un consejo claro se colgara por aquí, para subirlo al post y quizás abrir una página para estas cosas. En principio, y para el que los tenga, es no meter más de veinte mil € en ninguna cuenta porque ningún banco garantiza más de 20000 € por titular. Es lo que cubre el Fondo de Garantía. Ya ha pasado antes y como siempre los que cayeron no pudieron reclamar más de esa cantidad (creo que a los de fórum más de lo mismo).
Hay que ponerse las pilas (sobre todo en economía) porque llega el tiempo del lobo y es mejor salirse del rebaño y no ser borrego.

De momento os dejo con las fases de las burbujas sacadas de la página de Alberto Noguera para refrescar la memoria. A mí me abrió los ojos hace tiempo (más o menos desde que estoy en Eslovaquia, o sea, un añito o por ahí). En mi opinión, conlos últimos movimientos del mercado inmobiliario (sobre todo constructoras) hacia las eléctricas hemos entrado de pleno en la fase seis. O sea, están recogiendo beneficios y saltando del barco que se hunde como ratas.

Fase 1 – Planteamiento: Toda crisis financiera comienza con una perturbación. Puede ser el invento de una nueva tecnología, como internet. Puede ser un cambio en la política económica. Por ejemplo, los tipos de interés podrían reducirse inesperadamente. Sea lo que sea, las cosas cambian para un sector de la economía. La gente ve a ese sector de otra manera.

Fase 2 – Los precios comienzan a subir: Enseguida, los precios en el sector empiezan a subir. Inicialmente, ese incremento casi no es percibido. Muchas veces, estos precios más altos reflejan una mejora en los indicadores económicos. Según los precios van aumentando más, la gente empieza a notarlo.

Fase 3 – Crédito fácil: El aumento de precios no es suficiente para una burbuja. Toda crisis financiera necesita combustible para el cohete, y sólo hay una cosa que este cohete quema: crédito barato. Sin él, no puede haber especulación. Sin él, las consecuencias del planteamiento se desvanecen y el sector vuelve a la normalidad. Cuando una burbuja empieza, el mercado es invadido por agentes externos. Sin crédito barato, los agentes externos no pueden entrar.

El crédito barato es el billete de entrada para los agentes externos. Por ejemplo, los precios de la gasolina han aumentado fuertemente en los últimos años. Sin embargo, los bancos no están concediendo préstamos para que la gente almacene gasolina en sus garajes esperando que el precio se doble en tres meses. Pero los bancos sí que están dando préstamos a gente de poca solvencia para comprar casas con la idea de que se pueden vender enseguida.

El aumento del crédito fácil está muchas veces asociado a la innovación financiera. Frecuentemente, se desarrolla un nuevo tipo de instrumento financiero que infravalora los riesgos. De hecho, el crédito fácil y la innovación financiera son un cóctel peligroso. La Burbuja de los Mares del Sur comenzó con una novedosa figura llamada “sociedad anónima de responsabilidad limitada”. En 1929, los precios fueron catapultados a la estratosfera con la ayuda de los “margin calls”. Los precios de las casas ahora se han acelerado en forma de hipotecas “sólo interés”, creadas para financiar compras de inmuebles sobrevalorados.

Fase 4 – Recalentamiento del mercado: Según el efecto del crédito fácil se va notando, el mercado comienza a recalentarse. El recalentamiento estimula los volúmenes y aparecen las escaseces. Los precios comienzan a acelerarse, y se recogen beneficios fáciles. Más agentes externos son atraídos y los precios se desbocan. Las subidas de precios atraen a los bobos, los codiciosos y los desesperados por meterse en el mercado. Así como un fuego necesita más combustible, la burbuja necesita más forasteros.

Fase 5 – Euforia: La burbuja entra ahora en su fase más trágica. Saldrán algunas voces prudentes y dirán que la burbuja no puede seguir más. Pondrán argumentos convincentes basados en indicadores económicos a largo plazo y simple lógica económica. Sin embargo, estos argumentos se evaporan en el calor del hecho inapelable: los precios aún están subiendo. Los prudentes son acallados por charlatanes, que justifican la locura de precios con el argumento eufórico de que ahora el mundo es diferente y que este mundo significa precios más altos.

Por supuesto, el argumento del “nuevo mundo” es cierto; el mundo es diferente cada día, pero eso no significa que los precios tengan que descontrolarse. Los charlatanes ganan y el optimismo injustificado se impone. En este punto, los charlatanes adornan su optimismo con la más cruel de las mentiras: cuando los precios toquen máximos, habrá un “suave aterrizaje”. La idea de una apacible desaceleración de los precios calma los nervios. Los forasteros se quedan atrapados en la negación de la evidencia. Saben que los precios no pueden subir eternamente, pero rara vez actúan según ese principio. Todo es seguro, porque piensan marcharse justo antes de que la burbuja explote. Aquellos que no han entrado al mercado se enfrentan a un terrible dilema: no pueden entrar, pero tampoco pueden quedarse fuera. Saben que perdieron el tren al principio de la burbuja. Son bombardeados cada día con historias de gente que se hizo rica en dos días y amigos con grandes ganancias. Los fuertes se quedan fuera y asumen la oportunidad perdida. Los débiles compran y se tiran a los pies de los caballos.

Fase 6 – Los expertos recogen beneficios: Todo el mundo quiere creer en un futuro mejor, y la burbuja se aprovecha de eso. Una burbuja necesita que todos crean en un futuro mejor, y mientras esta euforia continúa, la burbuja se mantiene. Sin embargo, al tiempo que la locura se apodera de los forasteros, los expertos recuerdan el viejo mundo. Pierden su fe y comienzan a asustarse. Conocen su mercado, y saben que todo ha ido demasiado lejos. Los expertos comienzan a vender. Típicamente, los expertos intentan escurrirse sin ser percibidos, y a veces lo consiguen. Otras veces, los forasteros los ven mientras intentan largarse. En cualquier caso, sean detectados o no, el hecho de que esos expertos vendan es ya el principio del fin.

Fase 7 – El estallido: A veces, la marcha de los expertos infecta a los forasteros. Otras veces, es el fin del crédito fácil o alguna serie de noticias inesperadas. Pero sea lo que sea, la euforia es reemplazada por el miedo. El edificio se quema y todo el mundo corre hacia la puerta. Los forasteros comienzan a vender, pero no hay compradores. Llega el pánico. Los precios se desploman, el crédito se corta, y las pérdidas comienzan a acumularse.

Son claras como el agua. Y en esas dos últimas fases se incluye a los medios de comunicación dando informaciones contradictorias (lo que está pasando ahora). Típico si tenemos en cuenta que unos estarán a favor de que la cosa reviente y otros de tapar el agujero. Pero cuando las ratas hayan saltado la cosa se va airear hasta en el papel del váter.

Lo importante no es si te lo crees o no; lo importante es si estás lo suficientemente loco como para no hacer nada al respecto.