jump to navigation

El brazo mecánico de Segway, Bruce Sterling, los formistas y los mecanistas. Lunes, 12 marzo 2007

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Ciencia y Tecnología, Con sentido, friki, Personal.
trackback

Este post viene al caso por el reciente perfeccionamiento que el creador del Segway, Dean Kamen, ha hecho de una de las necesidades más acuciantes para aquellos a los que les falta un brazo. Rascarse la nariz. Vale, siempre se puede usar el otro, pero no mola tanto como este video de su nuevo brazo ortopédico.

Entre los nervios del brazo insertados en el pecho y, supongo, chips en la cabeza el resultado es de lo más natural. El siguiente paso en perfección, delicadeza y naturalidad después de rascarse será, obviamente, hacerse pelotillas; porque un servobrazo sin control es posible que tenga fuerza suficiente para romperte el agujero (con la ventaja para los que sufren sinusitis) de la tocha.

Y esto me lleva al siguiente punto del post.

Bruce Sterling.

¡Me encanta! Qué se le va a hacer. Muchas veces puede ser difícil entenderle -quien conozca su columna en la Wired digital sabrá de lo que hablo- pero tiene una manera de tirar pa´lante cuando escribe que me deja siempre impresionado. Pues resulta que entre incursión e incursión al cyberpunk tiene otros temas, como la guerra futura entre dos facciones opuestas aunque en el fondo iguales. Los formistas y los mecanistas. Sé que el Obispo del Hip-hop puede dar más ejemplos que ya no recuerdo.

Los dos buscan la mejora de la raza humana mediante la ciencia, pero unos lo hacen con la genética y otros con el metal. Y están enfrentados pues, básicamente, porque no se aguantan. Lo que siempre me deja un poco parado es la raza humana; la de verdad, la de aquí y ahora. Puede que en el futuro los formistas sientan asco al ver a un mecanista, pero creo que serán ideas implantadas al estilo de la religión. La realidad es que alguien como yo querría usar lo mejor de ambos mundos, y poco a poco, en la actualidad, nos acercamos a eso. Y los cuatro ejemplos más claros que puedo dar son los siguientes.

Por parte de los mecanistas tenemos el brazo de Segway y los primeros Exoesqueletos I, II.

Por parte de los formistas tenemos a la empresa que regenera ligamentos para caballos y ahora deditos; y a la chica que superó una leucemia linfoblástica gracias a que sus padres congelaron su cordón umbilical.

Sé que quince o veinte años son muchos y que la mayoría de estos tratamientos que ahora son cuasi-experimentales tardarán ese tiempo en llegar a la calle (o entre treinta y cincuenta). Pero ahí están, de una generación a otra los sueños se hacen realidad. Y aunque mi egoísmo se cabrée porque quiere los resultados ahora, no puedo por más que darle las gracias a él, a la curiosidad y a la perseverancia por inspirar a estos maestros de la mente a conquistar pasito a pasito a esa terrible y maravillosa palabra: Imposible.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: