jump to navigation

American Gods no me ha gustado. Miércoles, 21 noviembre 2007

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, friki, Literatura, Personal.
Tags: , , , ,
trackback

Lo cierto es que miento. Me ha gustado bastante; pero no tanto como los Chicos de Anansi. La idea de tener a los dioses viviendo como cualquier corriente inquilino y teniendo trabajos basura me hace gracia de siempre -La Muerte tocando al contrabajo God gave Rock n´ Roll con Bill y Ted me hace sonreír cada vez que la recuerdo-. El problema es que caí en el tópico de juzgar a un libro por su portada y la cabeza de bisonte no me sedujo la primera vez, así que dejé pasar la oportunidad con la intención de leerlo más tarde; otro año. Pero llegado este verano vi la primera edición de los chicos de Anansi y no me pude resistir. Me lo leí sin parar mientras me tostaba al sol, antes de la siesta, en el cuarto de baño y al irme a dormir. Totalmente enganchado. Tras acabarlo decidí que era el momento de visitar la librería y agenciarme el libro que tenía apartado en el archivo de “por leer” que incordia en mi azotea. Y para mi sorpresa llegué a la conclusión de que son el mismo libro.

Los dos personajes principales son hijos de dioses -sin saberlo- y cabezotas como un mulo encabronao; y ambos no quieren aceptarlo. La diferencia es que con Sombra hay que recorrerse todos los senderos de la América profunda, conocer a todas las versiones del mundillo celestial (la historia del Ifrit creo que es la mejor de ellas) y su emperramiento en no querer reconocer lo que ocurre a su alrededor hasta bien entrado el tercer acto se me ha repetido un poco.

Creo que Gaiman se ha marcado un King. Pero con dobleces.

Si leéis Cell (King), uno de sus últimos libros y luego os pasáis por Apocalipsis -su mejor novela- veréis que la idea de un fin del mundo inesperado y un grupo de supervivientes perseguidos por un enemigo sombrío ya estaba escrito bastante antes y sin restricciones de tamaño. Cell no me gustó. En ambos libros el ambiente, la premisa y el desarrollo son muy parecidos y me supo a recocinado.

En cambio Gaiman ha cogido a Sombra, lo convierte en Gordo Charlie, le da un trabajo penoso en Londres, una vida aburrida y una novia que apenas le soporta y luego hace de su hermano y su descubrimiento una aventura mágica llena de humor y acción. O sea, ha decantado y sublimado la idea que ya conocía hasta llegar a un perfecto equilibrio. Y se nota, porque deja menos páginas a encalzar su visión de los dioses olvidados y más para desarrollar a los personajes. Sombra apenas evoluciona. Hace lo que le dicen y continúa con sus decisiones hasta el final, sean cuales sean. Gordo acaba cantando, sonriendo y disfrutando de la vida como sólo el hijo de un dios puede hacer. Ambos merecen ser leídos.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: