jump to navigation

¿Los huesos adorables? Lunes, 16 junio 2008

Posted by Mr. Guiyotinne in Cine, Literatura.
Tags: , ,
add a comment

Acabo de terminar de leer “The lovely bones” que está siendo adaptada por Peter Jackson para finales del ´09 y la verdad es que esta novela me ha dejado frío, pero frío como el pollo que tengo en el congelador.

La idea de leerla viene precisamente del interés por Peter y lo que haga, así que tonteando en la librería que me pilla cerca vi una copia y me pregunté si merecería la pena. La respuesta es no. Por eso es perfecta para una adaptación en el término más amplio.

En algunos puntos resulta tierna y te enmoña, casi como cualquier libro escrito que se lo proponga; excepto la mayoría de los españoles pseudo-literatos que lo que dan son ganas de vomitar; y en otros te engaña con requiebros que parece que van a dar vidilla a la historia para desembocar en un callejón sin salida.

Y es que su problema es ese, no tiene argumento. Es la vida desde el punto de vista de una muerta -no voy a decir cómo, pero viene en la contraportada- y desde una familia que no hace otra cosa que vivir. De vez en cuando tontea con la acción, pero no pasa de ser como un archipiélago en un océano de páginas y páginas en las que la familia se derrumba y luego lo supera. Punto.

Los detalles que lo hacen diferente son la descripción del cielo y un par de contactos con lo sobrenatural, pero es que no dejan de ser meras anécdotas. Si le dan permiso, Peter puede montar un sarao de la leche, pero tengo la sensación que será una continuación de su vena moña que ya dejó una vez sin collar con “Criaturas celestiales”. Y es que es por el estilo: Gore y moñas a partes desiguales.

Anuncios

El final alternativo de Stardust. Jueves, 10 abril 2008

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Cine, friki, Humor, Literatura.
Tags:
add a comment

Un poco de humor. Encontrado en un sitio muyyyyyyyyyyy secreto.

Arthur C. Clarke se ha ido. Miércoles, 19 marzo 2008

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Ciencia y Tecnología, friki, Literatura, Personal.
Tags: , ,
add a comment

Con noventa años se va uno de mis ídolos de la ciencia (punto). Creo que van a montar una fiesta alrededor del monolito. ¿Queda alguien de los clásicos ya? Herbert se fue en el ochenta y seis; Heinlein se fue en el ochenta y ocho; Asimov en el noventa y dos; Sagan (al que más echo de menos) en el noventa y seis. Y hoy Arthur se ha unido a la fiesta en las estrellas.

Espero que todos vuelvan pronto y puedan seguir aportando a la humanidad su granito de arena.

El final original y alternativo que nunca vio SOY LEYENDA. Jueves, 6 marzo 2008

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Cine, friki, Literatura.
3 comments

Nunca lo llegaron a poner, pero le mete patadas al que vimos en el cine. Tampoco ligue al libro, pero tiene más caracter. Maravillas de Internet.

Vodpod videos no longer available. from www.aintitcool.com posted with vodpod

American Gods gratis durante un mes. Viernes, 29 febrero 2008

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Literatura.
Tags: , , ,
add a comment

En la editorial Harper Collins han subido unos cuantos libros en formato electrónico y hubo una votación para elegir cuál sería el de Neil Gaiman. Yo voté por the Anansi boys por su corta duración y fácil lectura, sobre todo en una pantalla de ordenador, pero no ha resultado. Así que el que quiera leerse American Gods de gratis ahora tiene la oportunidad durante un mes y en inglés.

Los Gif descojonantes del señor de los anillos. Jueves, 28 febrero 2008

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Cine, Comics, friki, Humor, Literatura.
Tags: , ,
4 comments

Los vi hace tiempo y no los pude encontrar, pero he obrado el milagro y son los mejores que hay por internet. Hay que verlos en orden por favor. Y son de autor desconocido. Una pena porque se merece un reconocimiento mayúsculo por un trabajo impecable.

animatedw4lk1nt0m0rd0r.gif

.

.

.

animatedc4t4p2ltr1ng.gif

.

.

.

catapult7kc.gif

¡Terry tiene Alzheimer! Viernes, 14 diciembre 2007

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Ciencia y Tecnología, Cine, Comics, Con sentido, friki, Humor, Literatura, Personal, Sin sentido, TV, Videoconsolas.
6 comments

Terry Pratchett tiene alzheimer. Qué más se puede decir. Eso de que el ejercicio mental ayuda y demás gilipolleces lo veremos con un ejemplo de lo más prolífico a sus cincuenta y nueve años. En realidad, con el esfuerzo que realiza creo y espero que mantenga la enfermedad a raya durante mucho, mucho tiempo. Y como dice él “Aún no estoy muerto” así que le quedan muchas cosas por escribir y disfrutar. Pero me han jodido.

Suena egoísta, pero seguro que no voy a ser el único que sufra por la falta de Substancia T cuando deje de escribir y se retire. Aunque por suerte releer todo lo que tiene puede llevar unos cuantos años. No hay mal que por bien no venga. Le deseo toda la suerte del mundo y que las farmacéuticas dejen de tocarse los huevos, contar billetes y guardar en cajones patentes (como la vacuna contra la caries) y se pongan a trabajar de verdad.  ¡MUY DE VERDAD!

Cloverfield en HD. Miércoles, 21 noviembre 2007

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Cine, friki, Literatura, Personal.
add a comment

Desde Aintitcool veo un maravilloso link que me lleva a la página de trailers de Apple -soy fan desde el principio de internet de ella- y me permite ver el que colgué hace unos dias version CAM en increíble Alta Definición.

¡DioooooooooooooooS!

¡¡¡¡Si ese no es Cthulhu me rapo los huevos!!!!!

viva.jpg

Aunque la cola despiste…

American Gods no me ha gustado. Miércoles, 21 noviembre 2007

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, friki, Literatura, Personal.
Tags: , , , ,
add a comment

Lo cierto es que miento. Me ha gustado bastante; pero no tanto como los Chicos de Anansi. La idea de tener a los dioses viviendo como cualquier corriente inquilino y teniendo trabajos basura me hace gracia de siempre -La Muerte tocando al contrabajo God gave Rock n´ Roll con Bill y Ted me hace sonreír cada vez que la recuerdo-. El problema es que caí en el tópico de juzgar a un libro por su portada y la cabeza de bisonte no me sedujo la primera vez, así que dejé pasar la oportunidad con la intención de leerlo más tarde; otro año. Pero llegado este verano vi la primera edición de los chicos de Anansi y no me pude resistir. Me lo leí sin parar mientras me tostaba al sol, antes de la siesta, en el cuarto de baño y al irme a dormir. Totalmente enganchado. Tras acabarlo decidí que era el momento de visitar la librería y agenciarme el libro que tenía apartado en el archivo de “por leer” que incordia en mi azotea. Y para mi sorpresa llegué a la conclusión de que son el mismo libro.

Los dos personajes principales son hijos de dioses -sin saberlo- y cabezotas como un mulo encabronao; y ambos no quieren aceptarlo. La diferencia es que con Sombra hay que recorrerse todos los senderos de la América profunda, conocer a todas las versiones del mundillo celestial (la historia del Ifrit creo que es la mejor de ellas) y su emperramiento en no querer reconocer lo que ocurre a su alrededor hasta bien entrado el tercer acto se me ha repetido un poco.

Creo que Gaiman se ha marcado un King. Pero con dobleces.

Si leéis Cell (King), uno de sus últimos libros y luego os pasáis por Apocalipsis -su mejor novela- veréis que la idea de un fin del mundo inesperado y un grupo de supervivientes perseguidos por un enemigo sombrío ya estaba escrito bastante antes y sin restricciones de tamaño. Cell no me gustó. En ambos libros el ambiente, la premisa y el desarrollo son muy parecidos y me supo a recocinado.

En cambio Gaiman ha cogido a Sombra, lo convierte en Gordo Charlie, le da un trabajo penoso en Londres, una vida aburrida y una novia que apenas le soporta y luego hace de su hermano y su descubrimiento una aventura mágica llena de humor y acción. O sea, ha decantado y sublimado la idea que ya conocía hasta llegar a un perfecto equilibrio. Y se nota, porque deja menos páginas a encalzar su visión de los dioses olvidados y más para desarrollar a los personajes. Sombra apenas evoluciona. Hace lo que le dicen y continúa con sus decisiones hasta el final, sean cuales sean. Gordo acaba cantando, sonriendo y disfrutando de la vida como sólo el hijo de un dios puede hacer. Ambos merecen ser leídos.

Los cuatro jinetes de la estanflación. Martes, 6 noviembre 2007

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Con sentido, Economía, friki, Literatura, Personal.
6 comments

No consigues dejar de comerte las uñas y los sudores nocturnos -esos por los que te levantas con el edredón empapado- te están quitando el pelo como una abuela despluma un pollo.

La inflación se está disparando; el precio de la harina, las verduras, la leche y hasta el atún (un veinte por ciento anuncian) hace que el monedero no cunda y temes que no sea sólo eso. Los ahorros. Qué ocurre con ellos si cada vez valen menos en relación con la cesta de la compra. Hay que hacer algo y rápido o van a desaparecer.

Mira tú por donde, aparecen unos cuantos tipos en la puerta, todos puestos hasta arriba de una vieja droga -Triunfo, se llama- y sonrientes, luciendo su traje de ejecutivo tiburón. Se llaman Bolsa, Fondos, Consumo y Depósito. Y sus monturas Miedo, Paro, Pobreza y Deflación.

Su táctica es sencilla. Tú estas acojonado por perder el poco dinero que has salvado (si es que hay algo) y ellos manejan las herramientas para, no sólo conseguir que no lo pierdas, sino duplicarlo. Parece un milagro y sabes que los milagros no existen pero su imagen es de calendario, así que les escuchas. Consumo se adelanta; él, dentro de lo que cabe, es el menos insidioso y el más directo; si temes que no vas a tener dinero en el futuro, gástalo ahora en lo que puedas y disfruta de la vida, porque “es lo que hay”. Pobreza, su burra, ronronea tras él al ralentí con un retumbar que habla de acaparación, revalorización, descuentos, calor. Pero le invitas a marcharse porque sabes que si hay algún problema luego, vas directo a… ¿Cómo ha dicho que se llama su moto? – No lo he dicho, su nombre no importa. Descuento se marcha enfadado; siempre es el primero al que echan cuando pintan bastos. Los demás sonríen, piensan en tí.

El siguiente en llamarte la atención es Bolsa. tiene un poco de sobrepeso, pero parece fuerte y has oído hablar tan bien de él desde hace tantos años que parece el candidato perfecto para manejar tus cuentas. Él, sabiéndose ganador, despliega un gráfico mientras te invita a que te sientes y te tomes el café de por las mañanas. Habla de lo bien que le tratan en los medios, de la influencia que tiene y de lo ricos que son sus clientes. En el cartón hay unas lineas que van para arriba, siempre para arriba y con un rotulador en la mano traza símbolos herméticos que demuestran cómo nunca dejará de ser el rey de las finanzas. Vas a viajar en las ondas de Elliott con el mejor guía.

Espera un poco, comentas, qué hay del dos mil… De las punto com y demás. Eso fué un poco de hipo, responde. ¿Y de jJapón? ¿Japón, quién habla de Japón? ¡Esto es España! ¡Vamos a pasar a Alemania, por Dow santo! ¡Aquí la bolsa es sólida como mi cipote!

No te gusta el tono; cabalga el subidón y sus gestos, tan bien estudiados y positivos, se han hecho más exagerados, como queriéndote convencer a la fuerza. Recuerdas a Lemu, tu gran Lemu, el amigo que más echas de menos y cómo no lo ves desde hace casi siete años, cuando se dejó aconsejar por Bolsa -ahora caes- e incluso se hipotecó para invertir en Terra. En su funeral lloraste como un crío. ¿Quién hace esas tonterías? Te empieza a caer gordo este tipo. Sabes que trama algo y que la mayoría de los vecinos ya han firmado convencidos por la misma estrategia. Sabes de Astroc. Algo se cuece desde hace tiempo; y si alguien compra, alguien debe vender. Conteniendo el enfado levantas el índice y señalas a la puerta. Bolsa sonríe, tiene dientes de tiburón piensas, carga con todo y se va directamente al edificio de enfrente. No hay problema.

Depósito y Fondos se miran. Tipo duro, parecen cruzarse. Depósito se levanta y carraspéa nervioso. Hay algo que no cuadra en él. Todo es correcto pero notas como la corbata -doble windsor- está un pelín torcida, el traje un poco sucio, el pelo demasiado engominado, y tiene más arrugas que los demás; los ojos más cansados. vuelve a carraspear. Representa a un montón de cajas y un par de bancos. Mucho postín. Dice que si no eres el tipo de Bolsa, eres su tipo. Un tanto por ciento cada año (cuatro o cinco), devolución de parte de los recibos, la tranquilidad de buenos nombres; sartenes, consolas, y coches de regalo… Lo único que pide es que le dejes tranquilo por un año. Suena bien, dices. ¿Hay condiciones? Depósito mira a Fondos. Nada importante, responde, sólo unas comisiones y que si retiras el dinero antes de tiempo te cobran algo por el trámite aparte de aplicarte un tanto por ciento menor. Pero usted es una persona respetable. seguro que no tiene problemas.

Parece buena idea, pero por qué ahora. Aprietas los labios. Depósito, se mete las manos en los bolsillos para ocultar sus gestos, sabe que estás concentrado. Vuelves a fijarte en su aspecto ligeramente torcido y repasas las noticias. La calle entera te ha contado mientras les cortabas el pelo cómo son felices porque han conseguido la casa de sus sueños y de lo cerdos que eran los bancos por no querer concederles las hipotecas. Lo que tuvieron que patearse hasta llegar a una caja que se lo pasara, y la de mentirijillas que tuvieron que contar.

La burbuja. Las cajas. Las constructoras. Los políticos. Zapatero y su grifo, Las cajas. ¡Ostias, no habías caído, las cajas! Por eso las buenas ofertas. No cuando tú querías, sino cuando ellos lo necesitan. Piensas en los americanos y los ingleses, la de noticias que llegan sobre bancos que se arruinan y aquí no pasa nada. Pero el que miente es el más ladrón. Y si se arruínan aquí paz, la deuda es comprada por otro banco y tú no verías un duro. Se lo comentas. Él se ríe; no puede pasar. El estado tiene un Fondo De Garantía que cubre hasta los veinte mil euros por entidad. Tu dinero estaría a salvo. Y sabes que eso es cierto, pero que pasarían años hasta la resolución judicial, porque seguro que habría que ir a juicio para reclamar el dinero. Le miras, sonríes y le comentas que has visto la bolita y que no juegas. Le acompañas hasta la puerta.

Sólo queda Fondos. Estás un poco sulfurado pero resoplas y cuentas hasta diez. Parece buen tipo. Todos lo parecen. El subidón de Triunfo parece haber pasado y está tranquilo. Se te acerca y se sienta a tu lado. No voy a engañarte, dice. Las pensiones son un timo piramidal y dentro de unos años, cuando a tí te toque jubilarte, apenas tendrás para pipas. Eso lo sabes, pero piensas que ya se arreglará. Le comentas que has oído que el gobierno quiere poner un tanto por ciento en la bolsa para sacarle más rentabilidad. Él alza las cejas y asoma una media sonrisa, señalando con un gesto de su cabeza hacia la ventana de enfrente. Bolsa gesticula, se está comiendo a alguien sin problema. Si juegan su dinero y la bolsa se va al garete pueden justificar que no haya para las pensiones, además de beneficiar a los que ellos quieran. Ellos ganan, tu pierdes. Lo de siempre.

Gracias.

Entonces, ¿qué debo hacer?

Un plan de pensiones o jubilación privado, comenta. Nosotros invertimos por tí para que tengas una jubilación tranquila. No parece mal plan. Una rentabilidad un tanto baja, y si hace falta cancelas todo o una parte. ¿Truco? Lo mismo que Depósito, comisiones y comisiones de cancelación, que pueden doler un poco, pero tendrás tu dinero. Piénsatelo. No es mala idea para los años dorados. Fondo está relajado. No parece esconder nada. Sus clientes piensan en el futuro. Pero para tí es un futuro a treinta años. Es mucho tiempo, casi como una hipoteca. Dices que te lo vas a pensar y le das las gracias de nuevo. Hay algo que juega con tu lengua; si tienes un minuto para pensarlo seguro que lo sacas. Él se encoje de hombros y sonríe, te da su tarjeta y sale.

¿Qué es? ¿Qué le pasa al plan de pensiones? ¡Ah, ves tú! Al final es volver a lo mismo. La inflación. Cuando llegara el momento de cobrar el dinero la inflación se lo habría comido y seguiría dando para pipas. Sólo que si lo necesitas antes, ellos ya se habrían cobrado las comisiones ,mas la de cancelación, mas la inversión. Por tener tu dinero.

Sabes que sobre todo el país cabalga un jinete más grande, y que está ya llamando a las puertas del vecindario. Se llama Recesión y él no quiere nada, sólo trae ruína. No es momento de mirar al futuro. Si la inflación se come tus ahorros, que le den por culo. Ya pasará, como siempre ha pasado. Pero no es el momento de las tonterías. Decides que lo mejor es tener el dinero a mano estos años por lo que pueda ocurrir y gastarlo cuando haga falta de verdad. Luego ya veremos. No es momento de Liebre.

Es el momento de la Hormiga.