jump to navigation

Diez consejos para una buena dieta. Lunes, 25 febrero 2008

Posted by Mr. Guiyotinne in Adicto a, Deportes, Personal, salud.
Tags: ,
3 comments

1. Cuidado con la cena. Es el momento más difícil del día porque una vez en casa, después de trabajar y comer en cualquier sitio y de cualquier manera, tenemos libertad para cocinar lo que queremos y eso nos induce a hacerlo mal y en mucha cantidad. Cena como un pobre.

2. Empieza por la ensalada. Te quitará el hambre.

3. Come despacio. Veinte minutos es lo que tarda el cuerpo en decir basta.

4. Escucha al estómago y a la boca. Muchas veces el hambre no es hambre; es sed.

5. Bebe bastante agua.

6. Días alternos. Hacer dieta puede convertirse en un infierno, pero hay una manera evitarlo. En traineo hay un grupo que sigo y que consiste en un día normal y al día siguiente un día de dieta (Up Day Down Day). Puede parecer una tontería, pero sin llegar a los extremos que hay en ese foro tiene su lógica. Si un día comes normal y al día siguiente haces dieta, al cabo de una semana has hecho dieta durante tres días. Así de fácil. Si se te presenta alguien que quiere ir al cine puede ser doloroso rechazar la oferta; o puedes ir y no comer nada, pero eso supone mucha fuerza de voluntad y si he tenido el peso que he tenido, no ha sido por fuerza de voluntad precisamente. El hacer dieta a días alternos proporciona una estrategia para poder desplazar la tentación. Hoy no puedo, pero mañana sí. Y funciona, vaya que si funciona.

7. Escribe un diario. Anota en él las sensaciones y las ideas que tengas, el peso perdido y los objetivos. Así descubrí que muchas de las comidas que hacía eran por sed en vez de hambre (punto cuatro).

8. Haz deporte. La dieta está bien pero si lo que deseas es tener salud, a qué viene no estar en forma. No digo que te plantees hacer una maratón, pero en mi caso con una bici estática estoy haciendo una media de cien kilómetros semanales que son unas dos mil quinientas calorías. Eso son las calorías de un día normal de comida: Uno a la semana, cincuenta y tres semanas al año, siete semanas (casi dos meses) que tacho de la dieta, no está mal. Con veinte o treinta minutos al día para empezar está bien.

9. Rompe las mesetas descansando. La ilusión de ver cómo la báscula baja empuja a forzar la máquina; más ejercicio, más dieta, más, más, más,… Hasta que el cuerpo dice basta y deja de hacer lo que quieres. No baja el peso, cansancio, mal humor. Es el momento de darse un respiro y dejar que el cuerpo tome aire. Dos o tres días sin dieta ni ejercicio pueden obrar milagros en el ánimo y en la salud. Y si hace falta, una semana. Una vez pasado ese tiempo el cuerpo quiere volver a los malos hábitos y busca excusas para no subirse otra vez en la bicicleta o quitar calorías de nuevo. Empieza suavemente y sin agobios, como los primeros días y al poco tiempo todo volverá a la normalidad.

10. Hazte con un pulsómetro. Muchas veces oímos en televisión o en la radio lo de invertir en salud y si hay un gasto duro de asimilar es el del pulsómetro, pero para mí es la mejor herramienta que he tenido. Mi modelo tiene un extra importante, el contador de calorías personalizado con mi peso, edad, género y estado físico que me ayuda a no frustrarme si el peso no baja. Luego apunto los datos en el diario y hago una gráfica con Numbers (la competencia magnifica de apple para el Excel).

Por cierto, ya van nueve kilos perdidos desde los ciento treinta, así que estoy a punto de bajar una cifra en las decenas. ¡Yipiiiiiiiiii!

Y recuerdo que no soy médico, así que no me hago responsable de cómo se use lo que he escrito. Sólo pido un poco de sentido común. 😀

Anuncios